Liceo República de Brasil

 

 

 

 

 

  Sobre la disfunción erectil

 

El 52% de los hombres en Chile sufre de disfunción eréctil

 

Un 52% de los hombres sobre los 40 años de edad presenta algún grado de disfunción eréctil en nuestro país, cifra que iría en aumento con el correr de los años, según los datos que maneja la Sociedad Chilena de Urología.

 

Dichos resultados, que se extraen de un estudio de Massachusetts Male Aging, llevado a cabo en 1994 y que involucró a 1.290 hombres de entre 40 y 70 años, es -a juicio de Ricardo Zubieta- presidente de la Sociedad Chilena de Urología, perfectamente aplicable a nuestro país "ya que las poblaciones son bastante similares".

 

Según este estudio el 48% de los hombres no manifestó alteración en su erección, mientras que un 10% admitió no tener erección peneana, un 25% dijo tener una erección moderada y un 17%, mínima.

 

La disfunción eréctil, mal llamada "impotencia", se define como "la incapacidad de mantener una erección peneana que permite una duración y una rigidez suficiente para que la actividad sexual sea satisfactoria y completa".

 

Dicho trastorno se encuentra asociado a otros tipos de patologías sexuales como la alteración del deseo sexual o la eyaculación precoz.

 

Sin embargo, a juicio del urólogo Reynaldo Gómez no existe directa relación de un hombre eyaculador precoz con que éste presente disfunción eréctil.

También existen factores psicológicos que afectan la erección peneana, entre ellos una baja autoestima, depresión y la alteración de las relaciones interpersonales.

 

Pero aseguran que un indicio claro de sufrir disfunción eréctil es la inexistencia de la erección nocturna.

 

En Estado Unidos, por ejemplo, se calcula que hay 30 millones de hombres que tienen algún grado de disfunción eréctil. Si se extrapola a la población mundial ésta puede superar largamente las 100 millones de personas.

 

El urólogo Alfredo Velasco, secretario de la Sociedad Chilena de Urología, afirma que "los hombres que en algún momento han tenido problemas con su erección se establece que va aumentando con la edad".

 

Así el 40% de los hombres presenta dicho trastorno a los 40 años, el 50% a los 50 años, el 60% a los 60, y así en adelante.

 

La causa -explica Velasco- es fácil de entender "porque el desempeño sexual por este factor psicológico de ansiedad está tremendamente amenazado en nuestro estilo de vida".

 

Por otro lado, advierte, que en la medida que menos erecciones tengan los hombres se va produciendo un proceso de fibrosis (rigidez de las membranas) irreversible.

 

Factores de riesgo

 

La edad, las enfermedades cardiovasculares, la hiperglicemia, la diabetes, las drogas y el cigarrillo, son alguna de las variables que contribuyen a poner en riesgo a la persona de sufrir de disfunción eréctil.

 

Existen además factores adicionales como un posible trauma, la cirugía pelviana o abdominal, trastornos hormonales y el consumo excesivo de alcohol.

"Hay que entender que el pene, como cualquier otro órgano, puede enfermarse. El problema es que cuando se enferma el pene hay barreras personales, socioculturales, emocionales con el agravante de que este trastorno no sólo afecta al dueño del pene sino que a su compañera", explica el doctor Reynaldo Gómez.

 

El doctor Velasco asegura que en los chilenos las principal causa de disfunción eréctil es mixta, que contempla aspectos orgánicos, como problemas hormonales o arteriales, y psicogénicas.

 

Gómez advierte que además de las molestias que puede generar la disfunción eréctil en los hombres, este trastorno sexual es un buen indicador de otras patologías vasculares mayores.

 

"Las arterias que irrigan el pene son del mismo tamaño de las arterias que irrigan el corazón, por lo tanto, si a la persona se le ha obstruido las arterias peneanas es obvio que tiene que pensar que se le pueden estar obstruyendo las arterias coronarias", afirma.

 

Alternativas de solución

 

Desde siempre el tema sexual ha sido difícil de tratar. De ahí que actualmente sólo el 10% de los pacientes consulten por problemas de disfunción sexual, y el resto prefiera mantenerlo en silencio sin tratarse a tiempo.

 

Sin embargo, los especialistas aseguran que desde la introducción de métodos orales para su tratamiento, el número de consultas por este trastorno sexual "ha aumentado considerablemente. Al menos 10 a 15% de los pacientes preguntan por la disfunción", agrega Gómez.

 

El primer tratamiento que la medicina ofreció para la disfunción sexual fue la prótesis peneana. Actualmente, en cambio, los tratamientos con fármacos son las terapias de primera línea para la mayoría de los pacientes.

 

Entre estos tenemos al Viagra, Uprima y al Levitra, recientemente introducido en nuestro país.

 

También existen las terapias locales propuestas para lograr una erección artificial. Dentro de éstas la más usadas es la inyecto terapia, en la que se inyectan distintas sustancias dentro del pene que produce la erección.

 

En la actualidad las prótesis, si bien son una excelente alternativa a juicio del doctor Gómez, son caras lo que las hace menos asequibles. "La ventaja de estos dispositivos es que dan una muy buena erección, la desventaja es que su costo es importante". Explican que el 75% de los pacientes responden bien a las terapias orales (Viagra entre ellos), el resto son derivados a terapias locales o a cirugía y de asistencia en salud mental.

 

Fuente: https://www.emol.com/noticias/nacional/2003/08/28/121521/el-52-de-los-hombres-en-chile-sufre-de-disfuncion-erectil.html

 

La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

 

La dimensión positiva de la salud mental se destaca en la definición de salud que figura en la Constitución de la OMS: «La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades».

 

 

En algún momento de la vida, la mayoría de los hombres tienen problemas para tener una erección o no la pueden mantener lo suficiente para mantener relaciones sexuales. Presentar este problema, de vez en cuando, es normal y por lo general no hay que preocuparse. Si esto sucede con frecuencia es recomendable consultar con un urólogo.

 

¿Qué es?

 

La disfunción eréctil o impotencia sexual se refiere a la imposibilidad de lograr y/o mantener una erección lo suficientemente rígida para lograr la penetración vaginal. Esta condición debe estar presente a lo menos durante los últimos tres meses.

 

Es una condición extraordinariamente frecuente que aumenta su incidencia de acuerdo con la edad de los pacientes. Por su impacto en la autoestima y en la relación de pareja, la disfunción eréctil se puede asociar a estrés y depresión de diversas magnitudes lo que justifica aún más su correcto diagnóstico y tratamiento.

 

¿Cuáles son sus causas?


- Vasculares: se vinculan confactores de riesgo como tabaquismo, hipertensión arterial, diabetes y colesterol elevado, que son también factores de riesgo cardiovascular. Todos elllos causan un daño crónico en los tejidos responsables de la erección, fundamentalmente a nivel de las arterias pequeñas.

- Neurogénicas: la disfunción eréctil puede presentarse como efecto secundario de lesiones o enfermedades del sistema nervioso como la neuropatía diabético o alcohólica. También como consecuencia de lesiones de la médula espinal o de nervios periféricos así como enfermedades degenerativas como Parkinson o Alzheimer.

- Endocrinas: la disminución de la testosterona ya sea por falla testicular o falla en la producción de hormonas a nivel cerebral.
- Anatómicas: antecedente de fractura de pene, insuficiencia venosa, traumatismos o enfermedad de Peyronie.
- Medicamentos: Existen decenas de medicamentos que pueden causar disfunción eréctil. Consulte siempre a su médico.
- Drogas: el uso de drogas como el alcohol, la marihuana, la morfina y la heroína se asocia a disfunción eréctil.
- Psicológicas: son más frecuentes en pacientes jóvenes y se asocia a depresión o ansiedad.

 

¿Cómo se diagnostica?

 

Para el diagnóstico correcto se requiere una completa historia clínica, un examen físico y exámenes orientados a la búsqueda de la causa de la disfunción eréctil y de factores de riesgo cardiovascular que puedan significar en el corto plazo un mayor riesgo de sufrir un infarto al miocardio o accidente cerebro-vascular.

 

La disfunción eréctil puede ser el primer aviso de una cardiopatía coronaria y preceder a un infarto en aproximadamente cinco años, especialmente en pacientes mayores de 40 años. En ese sentido, es indicado derivar a todo paciente con disfunción eréctil, mayor de 40 años, al cardiólogo para una completa evaluación.

 

¿Cómo se trata?

 

El tratamiento, salvo excepciones, sigue un protocolo para el que existe consenso a nivel internacional. Básicamente, se buscar ir de tratamientos menos complejos a otros de mayor complejidad. El tipo de tratamiento indicado en cada caso dependerá del diagnóstico específico y de las características individuales del paciente.

 

Fuente: http://redsalud.uc.cl/ucchristus/VidaSaludable/Glosario/D/disfuncion_erectil.act

 

 

 

 

 

 

 

 

Construyendo humanidad para un mundo en constante cambio